Habían pasado 20 años desde el final de la Primera Guerra Mundial y Alemania nunca se había terminado de reponer del todo a la humillación que supuso el Tratado de Versalles. Sin embargo, éste no fue el único motivo que llevó a Europa a iniciar un nuevo conflicto aún más devastador que el anterior.